Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Profesor de filosofía

Profesor de filosofía 05 Jul 2021 15:15 #64476

  • serchlobar89
  • Avatar de serchlobar89
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 561
  • Gracias recibidas 1211
He hecho la pregunta irónicamente con el objetivo de invitar a la reflexión. Tu comentario me parece muy interesante, Corot.

Me gustaría que aclararas por qué "Mal que nos pese la homofobia va remitiendo". No entiendo qué quieres decir ahí. Si la discriminaciones desaparecieran, sería maravilloso, ¿no? Pero... ¿Es eso posible? ¿Qué nivel de discriminación es tolerable?
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Corot

Profesor de filosofía 05 Jul 2021 15:36 #64477

  • Corot
  • Avatar de Corot
  • DESCONECTADO
  • Socrático
  • Mensajes: 81
  • Gracias recibidas 228
Muchas gracias serchlobar89.

Captada la ironía, aunque ya sabes, en los foros es fácil malinterpretar estas cosas. De ahí que intentara mantenerme en cintura.

"Mal que nos pese la homofobia va remitiendo" es tan sólo un chascarrillo, propio de la manía de escribir como se habla, refiriéndome a quiénes insisten en que no es así, e incluso empeoramos. Reconocerlo debilitaría su discurso y, por tanto, la necesidad de su presencia y la urgencia de su trabajo se verían mermadas. Por aclarar, efectivamente, sería maravilloso que desaparecieran todas y cada una de ellas.

A tus preguntas me gustaría invitarte a la reflexión. A menudo estas cuestiones suelen presentarse de forma imprecisa, diría que ilimitada, sin duda teñidas de entusiasmo. Pero cuando estas ideas comienzan a crecer entran en colisión con otras realidades que han de ser tenidas en cuenta y que en un principio parece que la restringen, o se insiste demasiado en ello, aunque más bien las perfilan para que no queden indeterminadas. Por ejemplo, ¿dónde situarías esa frontera entre la no discriminación de sexo, raza o religión y las inevitables jerarquías sociales? O, ¿qué grado de regulación debe depositarse en el Estado y qué grado de libertad de asociación debe permitirse al individuo? La condición sería que no por exceso de defensa de un valor se viole otro.
Última Edición: 05 Jul 2021 15:38 por Corot.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Alma, serchlobar89

Profesor de filosofía 05 Jul 2021 18:44 #64483

  • Xna
  • Avatar de Xna
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 1482
  • Gracias recibidas 4673
Corot: Que Alma me corrija si me equivoco, pero lo que quiere decir es que, siempre dentro del ámbito occidental y, por tanto, excluyendo otros entornos como el islámico, ambos discursos tienen los mismos contenidos pero formas justamente inversas: en la balanza entre "lo que se defiende" y "lo que se ataca" cada discurso visibiliza su correspondendiente sin proclamar abiertamente su contrario, situando el énfasis mediático en consonancia con un mensaje moralista y superficial que no supera un examen más pausado. Pero, por definición, su contrario, oculto o al menos presentado como secundario e irrelevante, va necesariamente implícito en su mensaje. El populismo se regula en el orden sentimental mediante el señalamiento y esta mecánica es la razón de su éxito, toda vez que parasite un discurso previo justamente sancionado por la sociedad, como las apelaciones a los derechos humanos o las soberanías nacionales. El ejercicio crítico sería aquí separar el grano de la paja, o curar al enfermo, pero eso ya depende de cada individuo, al que consiguen desactivar mayoritariamente diagnosticándole un mal de esclavo, opresión, marginación o cualquier otra dolencia legítima, pero a través de una caricatura verosímil y falsa. Curiosamente, en ambos discursos, ni lo que se persigue ni lo que, de facto, se consigue es alterar el statu quo en lo más mínimo, sino que más bien lo legitiman ya que son herramientas propagandísticas cuyo único fin es el rédito político. A fin de cuentas, no es más que otro de los muchos disfraces de la vieja demagogia de toda la vida.

Yo no excluiría el entorno islámico. Estaba traído con toda la intención. Practican “discursos de odio” y generan una violencia que va más allá de nuestra comprensión. Pero es el mismo “discurso de odio”. No aprecio el mismo apego emocional a la defensa de los derechos humanos por parte de la sociedad que a la de los rasgos identitarios en un discurso nacionalista. Este último es reduccionista y excluyente. Entiendo que el ejercicio crítico que planteas es la determinación del fin. Es posible que determinados grupos de poder se amparen en esos “discursos buenistas” para alcanzar el mismo telos que aquellos que promueven “un discurso de odio”, hacerse con las instituciones para manejar conforme a sus intereses. Que el fin pueda ser el mismo no iguala los medios empleados. Tampoco acotaría el “discurso de odio” a los intereses meramente políticos. Los tienes en muchos otros ámbitos. El odio se cultiva. Uno no nace odiando a los negros o a las lesbianas. La violencia que genera tampoco es espontánea. Se trabaja. El caldo de cultivo son situaciones colectivas de pérdida de derechos, falta de creencia en las instituciones, precariedad… El odio que estamos preparando va permitir que aquellos que lo sientan no vean en el receptor de este afecto a ningún ser humano. Es preciso modelar esa mirada para que cuando se patee a un chaval homosexual o se zarandee un autobús de inmigrantes, no se distinga la angustia y el miedo de un ser humano, porque yo no estoy atacando a un individuo, estoy atacando una imagen distorsionada de un grupo o colectivo. Un islamista que persigue con un machete a un grupo de personas por una calle del Londres no está viendo a seres humanos asustados. Y ese odio se vierte sobre seres indefensos a los que etiquetamos de pervertidos, peligrosos, abusadores, sólo por compartir una serie de rasgos a los que asociamos esos aspectos. En un campo de fútbol lo asociamos a colores. Tú llevas tales colores tú serás apuñalado por eso en la puerta 7 o lanzado al río tras una persecución con bates. Hay todo un proceso de elaboración de esas asociaciones, de patrones y responden a un pensamiento reduccionista y abreviado. Algunos esquemas son históricos. Yo tengo una imagen desde niño de los negros o de los pobres y cuando veo a uno de ellos en la calle siento el peligro, también con la de un gitano, con la de un moro, con la de los maricones… Y además les atribuyo los peores comportamientos, son violadores, ladrones, sucios, pederastas…¿Qué está viendo un policía norteamericano cuando aprieta con la rodilla la garganta del delincuente?, ¿qué oye cuando éste dice que no puede respirar? Así actúa el ISIS, también la ultraderecha, se busca la homogeneización, la in-diferencia, la pertenencia a una conglomerado comunitario. ¿Por qué mis valores culturales no tiene el mismo estatus que los tuyos? ¿Por qué no puedo decir que Occidente contamina nuestra civilización y debo rechazarlos con violencia? ¿Por qué una lucha de valores culturales? Creamos odio, violencia entre gentes que conviven y evitamos mirar hacia arriba, donde todo sigue igual y nada ocurre, los mismos patrones económicos que nos precarizan se mantienen. Solo se nos azuza a unos contra otros. En las sociedad sometidas a tiranías estas jerarquías se crean en la base, el hetero vs el homosexual, el nacional vs el extranjero, el hombre vs la mujer, la mujer vs hijos, empleadas…garantizas una base jerarquizada que acepta la jerarquía de arriba. El que emite esos discursos puede aparecer como un patán, un indocumentado, alguien desmontable, pero su semilla de odio ya está calando, el triunfo está garantizado. Es posible que entre el “discurso buenista” que practican algunos y el “discurso del odio” se estén compartiendo el mismo objetivo de acceso al poder, pero reconocer los derechos LGTBI+, la igualdad de género, la libertad de religión, los derechos de inmigrantes y extranjeros, no creo que genere patrones que hagan insufrible la convivencia. Por eso entre un “discurso buenista” y uno “de odio” media un abismo.
Última Edición: 05 Jul 2021 18:54 por Xna.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Alma, Corot, Anuska-, Lapidario, serchlobar89, Black Mask, eirene

Profesor de filosofía 05 Jul 2021 19:40 #64485

  • Alma
  • Avatar de Alma
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 2955
  • Gracias recibidas 5751
Mediará un abismo, pero la manipulación y el histerismo, que es lo que me saca de quicio, son los mismos, y a eso me refería.
La última perla, asesinan a un pobre crío al grito de "maricón". A los dos minutos tenemos el circo montado, primero en redes y luego en la calle. Todavía no sabemos si es un crimen "homófobo" (ya sabemos que mucho cretino utiliza el término de maricón gratuitamente, como utiliza el de cabrón o hijo de puta, sin que maridos infieles ni hijos de profesionales del sexo se solivianten por ello).
Siguiente paso: se culpa a un partido político (que no digo yo que no sea repugnante) poco menos que de instigar el crimen. Desde luego prueba ninguna, salvo que se opone al matrimonio homosexual y que algunos de sus miembros dicen estupideces (lo cual no es patrimonio de la gente de Vox ni mucho menos) a título particular.
Un pasito más: vamos a acusar a los que no participan de la histeria colectiva de "equidistantes". Venga ya, hombre! Lo de quien no está conmigo está contra mí se puede predicar de Jesucristo, que por algo era el hijo de Dios (según dicen, a mí no me consta), pero oído de seres humanos corrientes y molientes suena francamente ridículo.
Pero claro, está la frasecita esta famosa de que primero vinieron a por los negros (o a por lo que fuera) y no les defendí, después a por los judíos y no les defendí... y así sucesivamente hasta que me quedé solito y nadie pudo defenderme cuando vinieron a por mí.

Ps. Creo que se utiliza la Shoá (porque me da que la ocurrencia que acabo de escribir viene de ahí) para apelaciones sentimentales y torticeras de este tipo. A la Shoá debemos catarata de expresiones artificiosas y lacrimógenas que nuestros concienciados de hoy en día esgrimen a placer y a interés. La palma se la lleva Adorno (cómo hacer poesía después de Auschwitz? Pues como se hacía antes, hijo mío).

Otro Ps. Me pongo la venda antes de la herida para que no se me acuse de antisemita: juro que simpatizo con el sionismo.

Un Ps más: Uf, que he metido la pata de nuevo: ahora resultará que soy culpable de masacrar a los palestinos (no sé qué ismo es ese, he oído que nazismo). Nada, se acabaron los Ps para no liarla más.
Última Edición: 05 Jul 2021 19:43 por Alma.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Corot, Xna, Sengoku Jidai

Profesor de filosofía 05 Jul 2021 21:24 #64487

  • Corot
  • Avatar de Corot
  • DESCONECTADO
  • Socrático
  • Mensajes: 81
  • Gracias recibidas 228
El entorno islámico como ejemplo paradigmático de lugar donde se encuentra el discurso de odio institucionalizado es aceptable, pero sugerir que, más allá del parentesco de ciertos mecanismos subyacentes, hay movimientos semejantes al ISIS en Occidente me parece demasiado venturoso.

La cuestión gravita sobre otro aspecto más tenebroso y atañe a la abismal complejidad de estos asuntos que, como una red hipersensible, a poco que se altere un nódulo otros muchos se ven afectados. Por ejemplo, ante una situación clara y evidente, como que la inmigración necesita ser gestionada adecuadamente para no alterar más allá de lo permisible el precario equilibrio de un país o que la superación del machismo es una frontera que aún no se ha alcanzado, se sigue una graduación propagandística que simplifica paulatinamente tanto el diagnóstico como la solución. El límite lo marca el eco electoralista. No es difícil percatarse de que a menudo los colectivos que se enorgullecen de defender los derechos humanos en Occidente son los mismos que exigen el respeto por las idiosincrasias de la cultura islamica en estos mismos asuntos, al tiempo que otros grupos proclaman la amenaza que se cierne sobre la larga historia propia mientras admiten en sus filas la infamia personificada. No creo que sea lícito ponderar entre ambas situaciones porque son falaces igualmente y conducen hacia lo que dicen abjurar. Eso sí, al compás de una bandera.

Por otra parte, no diría yo tanto como que el odio se enseña, más bien parece una predisposición humana junto con otras. Lo mismo cabría decir sobre los colectivos a los que te refieres, los cuales se alimentan del gregarismo connatural. En todo caso, el odio y la barbarie han sido las constantes del ser humano y no hace falta más que asomarse a la historia para que a uno se le hiele la sangre. Lo verdaderamente milagroso, lo que es una auténtica excepción, es haber conseguido algún momento en la historia en que la vida ajena tuviera algún valor, y esto siempre ha sido consecuencia de una conjunción de factores en los que el uso de la razón ha sido vital. Añadamos que jamás se ha dado de otra forma que imperfecta en sumo. Llamativo es que tanto el discurso buenista como el de odio renieguen precisamente de aquello que ha permitido que florezca lo mejor de la sociedad humana sin que les quepa rubor alguno cuando manifiestan abiertamente la conveniencia de su sanción, como si fuera una herencia pestilente. (Aquí habría que matizar cuáles son los discursos de odio en Occidente y en qué grado se manifiestan, tarea ingrata y harto complicada).

De ahí se siguen cosmovisiones un tanto descompensadas y que no coinciden con la realidad. Pero eso no es un problema. La realidad hoy más que nunca se encuentra secuestrada por los media y sancionada por la repetición. Y ahí apenas pueden rastrearse las fisuras.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Alma, Xna, Sengoku Jidai

Profesor de filosofía 05 Jul 2021 21:39 #64488

  • Alma
  • Avatar de Alma
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 2955
  • Gracias recibidas 5751
Excelente mensaje, Corot. Sólo una cosa, si bien es cierto que el odio es un sentimiento natural en el ser humano, también lo es que ese odio, o mejor dicho, esa agresividad, necesita saciarse de alguna forma. Y ahí es cuando gentes del más diverso pelaje "enseñan" a odiar, esto es, a reconducir ese odio, en diferentes direcciones, que con frecuencia confluyen y es cuando se crea el caos. En vez de intentar razonar y calmar los ánimos, muchos, convencidos de poseer la verdad absoluta, los encienden con discursos simples y maniqueos, unos pocos de forma consciente y por interés, y muchos por pura y simple intolerancia y cortedad de miras (esto es así porque lo digo yo y quien no lo admite está "blanqueando" a mi enemigo, con lo cual pasa a ser mi enemigo también porque esto es una guerra de bandos y aquí no hacemos prisioneros).
Última Edición: 05 Jul 2021 21:41 por Alma.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Corot, Xna

Profesor de filosofía 05 Jul 2021 22:02 #64489

  • Anuska-
  • Avatar de Anuska-
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 1089
  • Gracias recibidas 2713
Xna escribió:

Yo no excluiría el entorno islámico. Estaba traído con toda la intención. Practican “discursos de odio” y generan una violencia que va más allá de nuestra comprensión. Pero es el mismo “discurso de odio”. No aprecio el mismo apego emocional a la defensa de los derechos humanos por parte de la sociedad que a la de los rasgos identitarios en un discurso nacionalista. Este último es reduccionista y excluyente. Entiendo que el ejercicio crítico que planteas es la determinación del fin. Es posible que determinados grupos de poder se amparen en esos “discursos buenistas” para alcanzar el mismo telos que aquellos que promueven “un discurso de odio”, hacerse con las instituciones para manejar conforme a sus intereses. Que el fin pueda ser el mismo no iguala los medios empleados. Tampoco acotaría el “discurso de odio” a los intereses meramente políticos. Los tienes en muchos otros ámbitos. El odio se cultiva. Uno no nace odiando a los negros o a las lesbianas. La violencia que genera tampoco es espontánea. Se trabaja. El caldo de cultivo son situaciones colectivas de pérdida de derechos, falta de creencia en las instituciones, precariedad… El odio que estamos preparando va permitir que aquellos que lo sientan no vean en el receptor de este afecto a ningún ser humano. Es preciso modelar esa mirada para que cuando se patee a un chaval homosexual o se zarandee un autobús de inmigrantes, no se distinga la angustia y el miedo de un ser humano, porque yo no estoy atacando a un individuo, estoy atacando una imagen distorsionada de un grupo o colectivo. Un islamista que persigue con un machete a un grupo de personas por una calle del Londres no está viendo a seres humanos asustados. Y ese odio se vierte sobre seres indefensos a los que etiquetamos de pervertidos, peligrosos, abusadores, sólo por compartir una serie de rasgos a los que asociamos esos aspectos. En un campo de fútbol lo asociamos a colores. Tú llevas tales colores tú serás apuñalado por eso en la puerta 7 o lanzado al río tras una persecución con bates. Hay todo un proceso de elaboración de esas asociaciones, de patrones y responden a un pensamiento reduccionista y abreviado. Algunos esquemas son históricos. Yo tengo una imagen desde niño de los negros o de los pobres y cuando veo a uno de ellos en la calle siento el peligro, también con la de un gitano, con la de un moro, con la de los maricones… Y además les atribuyo los peores comportamientos, son violadores, ladrones, sucios, pederastas…¿Qué está viendo un policía norteamericano cuando aprieta con la rodilla la garganta del delincuente?, ¿qué oye cuando éste dice que no puede respirar? Así actúa el ISIS, también la ultraderecha, se busca la homogeneización, la in-diferencia, la pertenencia a una conglomerado comunitario. ¿Por qué mis valores culturales no tiene el mismo estatus que los tuyos? ¿Por qué no puedo decir que Occidente contamina nuestra civilización y debo rechazarlos con violencia? ¿Por qué una lucha de valores culturales? Creamos odio, violencia entre gentes que conviven y evitamos mirar hacia arriba, donde todo sigue igual y nada ocurre, los mismos patrones económicos que nos precarizan se mantienen. Solo se nos azuza a unos contra otros. En las sociedad sometidas a tiranías estas jerarquías se crean en la base, el hetero vs el homosexual, el nacional vs el extranjero, el hombre vs la mujer, la mujer vs hijos, empleadas…garantizas una base jerarquizada que acepta la jerarquía de arriba. El que emite esos discursos puede aparecer como un patán, un indocumentado, alguien desmontable, pero su semilla de odio ya está calando, el triunfo está garantizado. Es posible que entre el “discurso buenista” que practican algunos y el “discurso del odio” se estén compartiendo el mismo objetivo de acceso al poder, pero reconocer los derechos LGTBI+, la igualdad de género, la libertad de religión, los derechos de inmigrantes y extranjeros, no creo que genere patrones que hagan insufrible la convivencia. Por eso entre un “discurso buenista” y uno “de odio” media un abismo.
Aplaudo tu exposición Xna.
El discurso de odio no lo genera un sólo partido político, el odio se va entrelazando en el día a día de nuestra sociedad, se nos permite protestar por lo que es diferente a nosotros como generalidad. Nosotros, un grueso de personas con unas características occidentales determinadas, podemos criticar abiertamente lo negro, lo gitano, lo musulmán, al gay, al gordo, al viejo, a la mujer que es una histérica y no cumple con el canon de parecerse al hombre, al disminuido físico o psíquico.... y como la media somos clase media, también se nos permite criticar al pobre, porque no ha sido capaz de pelearse el futuro. ¿Y al final qué queda?, quedamos nosotros, el grupo social que disfruta de una cierta comodidad y al que molesta que se le saque de su rutina y su normalidad. Pero esto no nos viene de la nada, esto se aprende, se construye en nuestra familia, en la escuela, donde se nos enseña que hay que proteger al diferente porque el diferente necesita protección, pero una protección con condescendencia, porque al fin al cabo no son como soy yo, ellos son diferentes, y por eso, más tarde o más temprano nos podemos encontrar defendiendo nuestros propios intereses contra esos que no se han sabido adaptar.

Lo delicado del asunto es que si a un chaval se le ataca y acaba muriendo al grito de "como me grabes te mato, maricón", saldrán, saldremos muchos a defender al mundo homosexual porque tiene el mismo derecho que "nosotros" a vivir tranquilamente. Y a su vez, saldrán políticos de un lado y de otro a defender o atacar al colectivo en cuestión, sin tener en cuenta a la persona. Por eso, entiendo perfectamente al padre del chico gallego al que han matado; este padre pide que su hijo no se convierta en un símbolo político, pide que se le recuerde como lo que fue en vida, un sanitario que ayudaba a la gente. Y lo entiendo perfectamente. Él no representaba ningún símbolo, ninguna bandera. Algún día seremos capaces de entender que si no respetamos al ser humano (al animal, a la naturaleza), no podremos avanzar. Tenemos que ser capaces de entender al otro, a lo otro, ninguna guerra es justa, ninguna. Y luego, si eso, vendrá lo demás.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Corot, Xna, Lapidario, serchlobar89, Quíone, Black Mask, eirene

Profesor de filosofía 05 Jul 2021 22:03 #64490

  • serchlobar89
  • Avatar de serchlobar89
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 561
  • Gracias recibidas 1211
Aunque se haga un uso partidista de un posible caso de violencia homófoba, una docuserie de Rociíto o de Paca la Piraña, considero que ello no desacredita el movimiento que reclama igualdad de derechos para todas las personas. Lo mismo ocurre cuando un político critica irregularidades y adjudicaciones a dedo pero se compra un piso gracias a la adjudicación a dedo de una VPO. Sus actos no desacreditan su discurso, le desacreditan a él como representante de ese discurso.

Es importante la diferencia pues, al final, del hastío de ver como se manipulan los discursos para su uso por parte de colectivos, empresas privadas o partidos políticos, acabamos por odiar a los que defienden igualdad de derechos en lugar de a los que utilizan a las víctimas para su propio beneficio.
Última Edición: 05 Jul 2021 22:11 por serchlobar89.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Alma, Corot, Anuska-, Xna, Sengoku Jidai, Black Mask

Profesor de filosofía 05 Jul 2021 22:05 #64491

  • Black Mask
  • Avatar de Black Mask
  • DESCONECTADO
  • Platónico
  • abyssus abyssum invocat
  • Mensajes: 317
  • Gracias recibidas 723
Alma escribió:
Excelente mensaje, Corot. Sólo una cosa, si bien es cierto que el odio es un sentimiento natural en el ser humano, también lo es que ese odio, o mejor dicho, esa agresividad, necesita saciarse de alguna forma. Y ahí es cuando gentes del más diverso pelaje "enseñan" a odiar, esto es, a reconducir ese odio, en diferentes direcciones, que con frecuencia confluyen y es cuando se crea el caos. En vez de intentar razonar y calmar los ánimos, muchos, convencidos de poseer la verdad absoluta, los encienden con discursos simples y maniqueos, unos pocos de forma consciente y por interés, y muchos por pura y simple intolerancia y cortedad de miras (esto es así porque lo digo yo y quien no lo admite está "blanqueando" a mi enemigo, con lo cual pasa a ser mi enemigo también porque esto es una guerra de bandos y aquí no hacemos prisioneros).

Jjjajajaiak discursos simples y maniqueos dice, la señora del gato.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Anuska-

Profesor de filosofía 05 Jul 2021 22:12 #64492

  • Alma
  • Avatar de Alma
  • DESCONECTADO
  • Escolástico
  • Mensajes: 2955
  • Gracias recibidas 5751
Black Mask, ya has "situado" a la señora del gato (quien por cierto, ya te ha "situado" también a ti, y no política ni colectivamente), así que ahora, en lo que a mí se refiere, piérdete. Las peleas de verduleras en este foro ya me aburren.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.170 segundos