Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Ser y Tiempo

Ser y Tiempo 23 Sep 2021 23:05 #66185

  • Anuska-
  • Avatar de Anuska-
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 851
  • Gracias recibidas 1901
Ksetram muy bien traída tu pregunta a la que ni de lejos sé qué contestar. Ya lo harán los expertos.

Mi trabajo con el libro consiste en enfocarme para llegar hasta el final. Hay muchísimas cosas que no entiendo del todo bien, mejor dicho, que no entiendo en absoluto. Pero luego está ese lenguaje cuasi poético que empuja a seguir leyendo, una maravilla las palabras unidas por guiones como estar-en-el-mundo, haber-desde-siempre-dejado-ser, estar-ahí, ser-sí-mismo, y tantas otras de las que intuyo que quieren profundizar más de lo que el lenguaje común hace.

Entiendo Zolaris que prefieras dejarlo para más adelante, seguro que llegará un momento en el que sí acabes deseando leértelo, creo que el mío sí ha llegado e intento tomármelo con mucha deportividad, si hay que leérselo media docena de veces se hace. Por ahora voy por el capítulo quinto de la primera parte, el que se titula El estar-en como tal, sección 34.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: ksetram, Moira, Xna, zolaris,

Ser y Tiempo 24 Sep 2021 09:08 #66190

  • Xna
  • Avatar de Xna
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 1017
  • Gracias recibidas 2830
Ks...

«Y a esta existencialidad la entendemos como la constitución de ser del ente que existe (el Dasein). Pero, ya en la idea de tal constitución de ser se encuentra la idea del ser en general. Y de este modo, la posibilidad de llevar a cabo la analítica del Dasein depende también de la previa elaboración de la pregunta por el sentido del ser en general. Las ciencias son maneras de ser del Dasein en las que éste se comporta también en relación a entes que pueden ser otros que él. Ahora bien, al Dasein le pertenece esencialmente el estar en un mundo. La comprensión del ser propia del Dasein comporta, pues, con igual originariedad, la comprensión de algo así como un “mundo”, y la comprensión del ser del ente que se hace accesible dentro del mundo. Las ontologías cuyo tema es el ente que no tiene el carácter de ser del Dasein están, por ende, fundadas y motivadas en la estructura óntica del Dasein mismo, que lleva en sí la determinación de una comprensión preontológica del ser. De ahí que la ontología fundamental, que está a la base de todas las otras ontologías, deba ser buscada en la analítica existencial del Dasein. El Dasein tiene, por consiguiente, en varios sentidos, una primacía sobre todo otro ente. En primer lugar, una primacía óntica: el Dasein está determinado en su ser por la existencia. En segundo lugar, una primacía ontológica: en virtud de su determinación por la existencia, el Dasein es “ontológico” en sí mismo. Ahora bien, al Dasein le pertenece con igual originariedad —como constitutivo de la comprensión de la existencia— una comprensión del ser de todo ente que no tiene el modo de ser del Dasein. Por consiguiente, el Dasein tiene una tercera primacía: la de ser la condición de posibilidad óntico‐ontológica de todas las ontologías. El Dasein se ha revelado, pues, como aquello que, desde un punto de vista ontológico, debe ser interrogado con prioridad a todo otro ente». (Ser y tiempo, en el parágrafo 4).

(Creía que en los siguientes parágrafos lo explicaría mejor, pero de momento veo que no lo hace, sino que ya da por hecho que ha explicado y mostrado ya, que el Dasein es “ontológico en sí mismo”, que en su analítica se basa la ontología primordial, etc., no sé si lo explicará más adelante en la obra)
.

Hola Ks, voy a intentarlo. Imagina dos niveles, óntico y ontológico. En el nivel óntico están los entes, también el Dasein (ser humano) que es otro ente, el mundo… y luego el nivel ontológico, el ser de esos entes, también el del Dasein (un ente especial por lo que diremos ahora) y el ser en general. De entre los entes hay uno, el Dasein cuyo ser se compone por la pregunta por el ser, el de los demás entes, el suyo y el ser en general. El ser del Dasein es su existencia. La analítica del Dasein será una comprensión del ser de este ente especial que está en el mundo, entre los entes y da un salto al nivel ontológico cuando quiere “comprender” el ser de los entes, su ser y el ser en general. La comprensión de salida es preontológica, estamos situados en un mundo que define como nos relacionamos con los otros entes, con otros Dasein, con ese mundo, porque el Dasein está inmerso en él. “Las ontologías cuyo tema es el ente que no tiene el carácter del Dasein” (la metafísica tradicional, en la que incluye a Aristóteles, la metafísica que olvida el ser y re-presenta los entes) aportan esa comprensión preontológica al Dasein, en el nivel óntico. Pero destripemos al Dasein, desde esa “ontología fundamental”, analicemos existencialmente a este peculiar ente, primero ónticamente pues “es determinado en su ser por la existencia” y ontológicamente “por su determinación en la existencia”, el Dasein es ontológico en sí mismo” pero primero también por ser “condición de posibilidad óntico-ontológica de todas las ontologías”, el Dasein es el ente que se pregunta, que se interroga. El pensar de Heidegger es la pregunta. Preguntemos al Dasein, lo haremos desde la Analítica del Dasein. Que el Dasein se pregunte no es que determine que es el ser, el ser se da y se oculta y el Dasein se pregunta qué, cuándo, dónde. Otra cosa, Ser y tiempo se proyectó en tres partes y varias secciones en cada una, pero concluyó solo con las dos primeras secciones de la primera parte, por eso se centra fundamentalmente en esa analítica del Dasein y en su temporeidad. De Dasein a Dasein, no sé si te he aclarado o me he hecho yo misma un lío de aupa y te he arrastrado conmigo..
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: ksetram, Moira, Anuska-,

Ser y Tiempo 24 Sep 2021 09:45 #66192

  • Avatar de
ksetram escribió:

(Creía que en los siguientes parágrafos lo explicaría mejor, pero de momento veo que no lo hace, sino que ya da por hecho que ha explicado y mostrado ya, que el Dasein es “ontológico en sí mismo”, que en su analítica se basa la ontología primordial, etc., no sé si lo explicará más adelante en la obra).

Lo que yo he entendido hasta ahora, que solo me he leído la introducción es que Heidegger busca comprender lo que significa SER. Para ello da una serie de explicaciones por las cuales cree demostrar cuál debe ser el ente que se haga esa pregunta (“el ser es siempre el ser de un ente”). El Dasein no es un ente cualquiera, tiene la pecularidad óntica de ser ontológico.

Vamos, que no le podemos preguntar a las piedras, los árboles o los pájaros. La pregunta no puede partir de estos entes.

Entiendo que lo óntico se refiere a la existencia de las cosas en sí mismas, independiente del hombre. Ontológico se refiere a la interpretación que hace el Dasein del ser de los entes
.
Teniendo en cuenta que se tiene que partir del Dasein (del humano) para comprender el sentido de SER en general, es obligado que el ser-ontológico del Dasein sea preontológico porque en caso contrario no sería posible esa comprensión.

Cuando dices: Afirma que «ya en la idea de tal constitución de ser (del Dasein) se encuentra la idea del ser en general». Aunque juraría que realmente no lo ha explicado.

No sé si el hecho de que el ser-ontológico del Dasein sea preontológico puede ser una respuesta. El Dasein tiene ya en sí mismo una comprensión de su propio ser. ¿Esto implica una abstracción?

Edito: No había leído la respuesta de Xna. Lo dejo de todas formas por si alguien me corrige. :)
La introducción si me ha dado tiempo a leerla, al menos.

Edito: Me ha parecido entender, al traer a colación a Tomás de Aquino, que no es lo mismo ser que existir. Se parte de esa diferencia. Entiendo que el Dasein está definido de alguna manera por su existencia, por su finitud y de ahí sea una fenomenología de la existencia. Esto es simplemente una anticipación mía, no está recogido en la introducción.
Última Edición: 24 Sep 2021 10:43 por . Razón: añadido
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Ser y Tiempo 24 Sep 2021 10:13 #66194

  • Xna
  • Avatar de Xna
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 1017
  • Gracias recibidas 2830
Anuska: Mi trabajo con el libro consiste en enfocarme para llegar hasta el final. Hay muchísimas cosas que no entiendo del todo bien, mejor dicho, que no entiendo en absoluto. Pero luego está ese lenguaje cuasi poético que empuja a seguir leyendo, una maravilla las palabras unidas por guiones como estar-en-el-mundo, haber-desde-siempre-dejado-ser, estar-ahí, ser-sí-mismo, y tantas otras de las que intuyo que quieren profundizar más de lo que el lenguaje común hace.

Dice Gadamer en “Los caminos de Heidegger” que el lenguaje del pensamiento nombra lo pensable y lo pensado pero, a juicio de Heidegger, no tiene una palabra para el carácter “inmemorial” del ser. Y se pregunta, Heidegger recorre caminos diversos para pensar el ser pero ¿Cómo hablar de él?
Heidegger se ayuda forzando las cosas.
Constantemente vulnera la acepción natural de palabras familiares y les impone un nuevo sentido, a menudo apelando a conexiones etimológicas que nadie percibe. Lo que resulta de ellas son maneras de hablar de un manierismo extremo, provocaciones de nuestras expectativas lingüísticas
Los caminos de Heidegger, H.G.Gadamer

Su lenguaje, y más después de Ser y tiempo, es hipnótico y a ratos incomprensible, a veces solo lo paladearemos. Sea.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: ksetram, Moira, Anuska-,

Ser y Tiempo 24 Sep 2021 21:13 #66206

  • Anuska-
  • Avatar de Anuska-
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 851
  • Gracias recibidas 1901
Acabado el Capítulo 5: El estar-en como tal, que va de la sección 28 a 38.

Intentando entender algo.
Ónticamente cada uno tenemos nuestra propia existencia, ontológicamente compartimos estructuras como por ejemplo el estar-en-el-mundo, que significa habitarlo usando los entes-a-la-mano de los que cada Dasein dispone en su mundo.

Que cada quién tenga su mundo no significa que estemos aislados como entes, al contrario, el mundo es un fenómeno abierto para todos los Dasein. Nuestra constitución como Dasein permite que mantengamos una disposición afectiva, comprender y utilizar el discurso como forma de comunicarnos entre todos nosotros y con el mundo al que pertenecemos, diría que esto se parece a las dimensiones trascendentales de Kant, aunque seguro que Heidegger va mucho más allá.

Me cuesta mucho seguirle, hay trozos de página en las que no he "pillado" nada, pero aún así me gusta leerle, como esa parte en la que habla de la caída del Dasein al mundo, ese estar arrojado al mundo. Muy bueno. Sí señor.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: ksetram, Moira,

Ser y Tiempo 25 Sep 2021 22:11 #66219

  • Anuska-
  • Avatar de Anuska-
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 851
  • Gracias recibidas 1901
Ya siento repetirme aquí otra vez, pero es que estoy muy entregada y con muchas ganas de decir que aunque el libro aparentemente es un peñazo, descubre cosas que a nadie antes habías oído o más bien, leído.

Avanzo en la lectura. Capítulo sexto que comprende la sección 39 a 44.

Me gusta en el terreno al que estamos entrando, aunque sigo haciendo esfuerzos sobrehumanos para entender bien más de dos frases seguidas.

El Dasein siente que está arrojado al mundo, lo que conlleva angustia como disposición afectiva fundamental, ésta es una sensación como de “no sentirse en casa”, pero que permite precisamente el preguntarnos por nosotros mismos abriendo una puerta para entender ónticamente nuestro Dasein, nos abre al mundo. Tenemos que vivir nuestra existencia, en el mejor de los casos con la ayuda del cuidado de sí (Sorge como ocupación de nuestros entes a la mano y como solicitud hacia el otro) en su sentido ontológico, no en el óntico (en el sentido de preocupación o despreocupación). Y es precisamente el fenómeno del cuidado el que prepara la respuesta sobre la pregunta por el sentido del ser del Dasein ya en sentido ontológico.

Dice en la Sección 41: “el angustiarse, en cuanto disposición afectiva, es una manera de estar-en-el-mundo; el ante-qué de la angustia es el estar-en-el-mundo en condición de arrojado; aquello por lo que la angustia se angustia es el poder-estar-en-el-mundo.

El Dasein, en su angustia prueba la existencia fáctica del mundo que le rodea y de sí mismo. Pero también está movido por la voluntad y el deseo que presuponen ontológicamente el cuidado. Otra cita, de la misma Sección 41 dice: “Cuando el Dasein se deja absorber por una inclinación, lo que propiamente ocurre no es que sólo se dé una inclinación, sino que la estructura entera del cuidado queda modificada. Enceguecido, el Dasein pone al servicio de la inclinación todas sus posibilidades”.

Por cierto, la fábula que elige para la interpretación ontológico-existencia del Dasein como cuidado, es de nota, se encuentra en la Sección 42. Una verdadera maravilla. Muy buena también la carta de Séneca sobre la naturaleza del hombre como cuidado (cura).

Acaba la primera parte (Sección 44) haciendo un análisis fantástico del término verdad (αλήθεια), que ya se utilizó en la antigua Grecia como sinónimo de descubrirse o de no-ocultación. Ser-verdadero, entendido como ser-descubierto (estar descubierto) es una de las características del Dasein.

Creo que nadie puede afirmar que Heidegger es fácil de leer, pero ciertamente a veces se deja entender, lo comparo a la luz que ilumina el Faro que hay en las costas para ayudar a los barcos, cuando pasa por nuestro campo visual logramos saber dónde estamos, también comparo su explicación del Dasein a lo que nos deja ver de noche los faros de nuestro coche, hay mucho más en el mundo pero nosotros solo podemos ver ese nuestro pequeño mundo, y a veces ni somos capaces de traducir exactamente lo que vemos, alguien opina que ha visto un ciervo, otros un jabalí (habladuría, curiosidad, ambigüedad), el ente de ahí afuera no nos queda oculto, sólo un poco descubierto, disimulado, (disimulo, ocultamiento), y por lo tanto estamos ante un Dasein que permanentemente, por sus características ontológicas, se mueve en la no-verdad. El Dasein está en la verdad y a la vez en la no verdad, está abierto pero también está cerrado, el ente intramundano está descubierto pero también oculto o disimulado. Heidegger nos trae el poema de Parménides y entonces, ya por la pág. 239, sé que voy a llegar hasta el final del libro porque me ha ganado.
Última Edición: 25 Sep 2021 22:51 por Anuska-.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: ksetram,

Ser y Tiempo 26 Sep 2021 00:27 #66220

  • ksetram
  • Avatar de ksetram
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 351
  • Gracias recibidas 883
Holaaa,

Bolindre
El Dasein no es un ente cualquiera, tiene la pecularidad óntica de ser ontológico.
Claro, porque el Dasein no es un ente cualquiera, tiene una existencia y se preocupa por ella, no es como las piedras, ¿evidente verdad? Esta idea la toma Heidegger de Husserl, allí en sus conferencias de Londres Husserl nos dice que la persona es “diferente”, contiene una diferencia con respecto de todas las cosas. En Heidegger parece que ésto se convierte en la “diferencia ontológica”, en mi humilde opinión, porque suma a esa idea “el ser”.

Bolindre
Entiendo que lo óntico se refiere a la existencia de las cosas en sí mismas, independiente del hombre. Ontológico se refiere a la interpretación que hace el Dasein del ser de los entes.
Lo óntico es lo que hacen las ciencias, no se preocupan realmente por el ser en general como debe hacer la filosofía, sino de “ciertas regiones”. Esto de ciertas regiones viene también de Husserl, Heidegger añade a la idea de Husserl una relación con el ser. Las ciencias son ónticas, porque no enfocan al ser como algo global. Pero enfocar al ser mismo es lógicamente lo que debe hacer la “ontología”, o sea lo que siempre ha sido en la filosofía “la ciencia del ser”. Eso significa “ontología”, pero “óntica” es una palabra que creo que inventa Heidegger para referirse a los estudios del ser regionales, eso entiendo yo.
Última Edición: 26 Sep 2021 00:27 por ksetram.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Anuska-, Xna,

Ser y Tiempo 26 Sep 2021 00:29 #66221

  • ksetram
  • Avatar de ksetram
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 351
  • Gracias recibidas 883
Anuska
El Dasein siente que está arrojado al mundo, lo que conlleva angustia como disposición afectiva fundamental, ésta es una sensación como de “no sentirse en casa”, pero que permite precisamente el preguntarnos por nosotros mismos abriendo una puerta para entender ónticamente nuestro Dasein, nos abre al mundo.

Sí, muy bien, aunque la angustia no es la posibilidad habitual del Dasein, sino que la angustia es un estado afectivo especial que lleva al dasein a que los entes y los quehaceres pierdan importancia. La angustia lleva al Dasein a situarse en la vida más allá de los entes, y le permite la posibilidad de ser propio. Porque lo sitúa en la realidad de su mundanidad, lo sitúa ahí frente al mundo, así ya no está caído entre los entes, y ahí puede sentir la nada en esa facticidad que caracteriza nuestra vida como Daseins.


Anuska
Dice en la Sección 41: “el angustiarse, en cuanto disposición afectiva, es una manera de estar-en-el-mundo; el ante-qué de la angustia es el estar-en-el-mundo en condición de arrojado; aquello por lo que la angustia se angustia es el poder-estar-en-el-mundo.
Ese párrafo que citas me ha sorprendido, qué bien. Se supone que para Heidegger la angustia manifiesta la nada. O sea, la nada es estructura ontológica del ser-ahí. Al angustiarse, el Dasein se abre por primera vez el mundo como mundo. Porque ya no está atrapado en los entes. Se quiebra la familiaridad con lo cotidiano y nos saca “fuera de casa”, como tú dices.

Xna, prepárate porque te atacaré “desde” atrás, con citas heideggerianas chulis.
Última Edición: 26 Sep 2021 00:30 por ksetram.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Anuska-, Xna,

Ser y Tiempo 26 Sep 2021 12:25 #66224

  • Avatar de
ksetram escribió:
Holaaa,

Bolindre
El Dasein no es un ente cualquiera, tiene la pecularidad óntica de ser ontológico.
Claro, porque el Dasein no es un ente cualquiera, tiene una existencia y se preocupa por ella, no es como las piedras, ¿evidente verdad? Esta idea la toma Heidegger de Husserl, allí en sus conferencias de Londres Husserl nos dice que la persona es “diferente”, contiene una diferencia con respecto de todas las cosas. En Heidegger parece que ésto se convierte en la “diferencia ontológica”, en mi humilde opinión, porque suma a esa idea “el ser”.

Bolindre
Entiendo que lo óntico se refiere a la existencia de las cosas en sí mismas, independiente del hombre. Ontológico se refiere a la interpretación que hace el Dasein del ser de los entes.
Lo óntico es lo que hacen las ciencias, no se preocupan realmente por el ser en general como debe hacer la filosofía, sino de “ciertas regiones”. Esto de ciertas regiones viene también de Husserl, Heidegger añade a la idea de Husserl una relación con el ser. Las ciencias son ónticas, porque no enfocan al ser como algo global. Pero enfocar al ser mismo es lógicamente lo que debe hacer la “ontología”, o sea lo que siempre ha sido en la filosofía “la ciencia del ser”. Eso significa “ontología”, pero “óntica” es una palabra que creo que inventa Heidegger para referirse a los estudios del ser regionales, eso entiendo yo.

Holaaaa

Mis carencias en una verdadera comprensión de Husserl impiden que entienda a qué te refieres con los estudios regionales (de la misma forma que lo dice Heidegger en el texto que estamos leyendo). Me parece adecuada la elección de Heidegger de preguntar por el sentido del ser desde el Dasein. Otra cosa es que pueda encontrar la respuesta.

Cuando nos expresamos lo hacemos a través del lenguaje, que es a partir del cual, de alguna manera, comprendemos las cosas. Tal vez el sentido de "ser" debamos buscarlo en el lenguaje porque cuando decimos "ser" lo hacemos desde el lenguaje. Pero el ser puede estar también en aquello que no decimos. Hay cierta relación con lo que decía Wittegnstein sobre el decir y el mostrar, pero Heidegger utiliza la palabra "mostrar" con un sentido diferente. Lo que veo claro es que Martin hace una diferenciación entre el plano óntico y el ontológico. :)

Mi lectura de la introducción no me da para más.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Ser y Tiempo 27 Sep 2021 08:33 #66243

  • Xna
  • Avatar de Xna
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 1017
  • Gracias recibidas 2830
Hola, os escribo la definición de óntico y ontológico que recoge Jesús Adrián Escudero en El lenguaje de Heidegger.

Ontisch-Ontologisch: “óntico – ontológico”. Heidegger distingue entre las determinaciones ónticas del ente en su inmediatez y las determinaciones ontológicas de su específica modalidad de ser. Las primeras describen características empíricas y concretas de los entes (color, envergadura, peso, precio distancia etc.) mientras que las segundas remiten a su constitución propiamente ontológica (mundanidad, utilizabilidad, significatividad etc.) En Ser y tiempo se destaca la peculiar preeminencia óntico-ontológica del Dasein: el Dasein tiene una primacía óntica sobre todo otro ente y, en virtud de su precomprensión del ser, también goza de primacía ontológica

Todos los entes tienen su ser y el Dasein, ese ente especial, también. Pero existe una “diferencia ontológica” y ocurre entre el ser en general y el ser de los entes, incluido el Dasein.

En la entrada de la “Diferencia ontológica” (Ontologische Differenz) que la idea de que existe una diferencia ontológica radical entre el ámbito de lo sensible y de lo inteligible, entre la región de lo real y lo ideal, entre lo que es (ist) y lo que vale (gilt) se remonta a la precoz lectura heideggeriana del libro de Franz Brentano “Del sentido de lo múltiple del ser en Aristóteles” (1862)...

Brentano es una de las grandes influencias de Heidegger, también el neokantiano Emil Lask. Este último, en cuanto al principio de la determinación material de la forma (cómo se pasa de la indeterminación de la materia a la determinación de la forma) diría que la forma abraza la materia, la dota de lucidez teórica y de significado. Pero ningún objeto puede ser reducido completamente a categorías. La realidad histórica de la existencia humana no es susceptible de la transparencia del concepto, siempre habrá un reducto último de contingencia e irracionalidad “… existe un sustrato primario de realidad que no sólo se resiste a ser disuelto racionalmente, sino que más bien actúa a modo de precondición necesaria de toda actividad humana (sea teórica y abstracta, sea práctica y concreta)

La batalla ontológico real/ontológico ideal ya no se disputa en la subjetividad trascendental sino en el horizonte de significado siempre abierto y precomprendido por la vida misma (esto le separa de la razón kantiana) y este pensamiento es el que cruza Ser y Tiempo en cuanto a la diferencia entre lo óntico y lo ontológico, para Heidegger, el Dasein tiene una comprensión vaga y general del ser y le permite distinguir entre el ser y los entes y comprenderse a sí mismo, el mundo y lo que en él se contenga, es una capacidad intuitiva que tiene que ver con que sólo conocemos los objetos porque nos movemos en cierto nivel de familiaridad con el mundo.

Pd. Extraído de ese texto, lo entrecomillado es lo literal, el resto lo he desmenuzado un poquito. Espero que os ayude en la lectura.
Última Edición: 27 Sep 2021 08:41 por Xna.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: ksetram, Anuska-,
Tiempo de carga de la página: 0.232 segundos