Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Compatibilizar el estudio con la salud mental

Compatibilizar el estudio con la salud mental 30 Nov 2018 20:34 #46494

  • Silvanus
  • Avatar de Silvanus
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 730
  • Gracias recibidas 653
Además de “El Quijote”, hay otra obra imprescindible: la Commedia di Dante.

Tenemos la suerte de una nueva traducción, a cargo de José María Micó.

La información aquí: www.elperiodico.com/es/ocio-y-cultura/20...e-maria-mico-7135852

Y si a alguien le interesa comprarlo: www.acantilado.es/catalogo/comedia/

La portada es muy bella, por cierto.


DA4C6640-2491-4221-B793-31CD92D83129.jpeg
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Última Edición: 30 Nov 2018 20:36 por Silvanus.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Entelequia, Castlelita, Pescaitus, Rocinante

Compatibilizar el estudio con la salud mental 03 Dic 2018 10:31 #46537

  • zolaris
  • Avatar de zolaris
  • DESCONECTADO
  • Socrático
  • Mensajes: 150
  • Gracias recibidas 110
Alma escribió:
zolaris escribió:
Hola elías,

El problema con Schopenhauer puede surgir, no cuando la compasión se ejerce en el sufrimiento y la carencia del otro, como dices. Eso suena muy bien. El problema es cuando también te obliga a ejercer la compasión con la maldad del otro, porque ese otro maligno también eres tú. Ahí la cosa cambia.

Pero mi problemática con "El mundo como..." no va por ahí, ni tampoco con una sensación de desesperanza. No, mi problema, del que me costó un poco airearme, tuvo más que ver con un sentimiento de que quizás la muerte no fuera el final. Sentimiento que se me quedó instalado con esas descripciones que hace de la voluntad como algo irracional y de la que depende nuestra existencia. Pensé en una especie de bucle de existencias que no se tienen por qué identificar con nada bueno, ni antropomorfo, ni siquiera vivo, dependiendo únicamente de una irracionalidad aleatoria. Es algo que en su momento, y aún hoy me puede provocar una cierta congoja. Supongo que puede sonar a estupidez, al fin y al cabo es sólo algo que ha escrito alguien, pero así son las cosas.

Depende también de lo que le pidas a la filosofía y el sentimiento y predisposición que eso conlleva. A mí no me vale esa chorrada de que lo mejor de la filosofía es que te abre interrogantes, que es algo que solo me suena a escaqueo. No, yo en la filosofía busco y seguiré buscando respuestas, porque si no es así, ¿en qué consiste entonces, en llenar la mochila de interrogantes y teorías? Eso por sí solo no me sirve. Y además ya he encontrado algunas respuestas. Algunas que adoro.

En cualquier caso, definitivamente es una de las lecturas de mi vida.

Un saludo

A mí me sucede lo contrario. Esa chorrada de que te abre interrogantes me encanta. Cuando hallo la solución (que en realidad no la hallo casi nunca, claro) la cuestión ya me deja de interesar. ¿Para qué, si ya está resuelta? Lo mismo me pasa en las películas de intriga-acción. Una vez que ya se ha resuelto el misterio (si el mayordomo mató o no a la duquesa, quién robó las joyas, etc.) lo que suceda después (esos aburridos momentos en que matas al malo, se levanta, lo vuelves a matar, se vuelve a levantar, te mata a ti, te levantas tú...) no me interesa en absoluto. Cada enigma que se plantea me parece estimulante. Luego se esbozan las teorías, en el plan hegeliano de teoría 1, teoría 2 que es opuesta a la anterior, teoría 3 que intenta conjugar las dos, y las varias que se añadan, y es una gozada leerlas, meditarlas y ver cuál crees que encaja mejor en la cuestión. Cuestión que nunca se resuelve, porque sería muy decepcionante que lo hiciera.
El MVR tiene un nutrido club de fans, entre los que me encuentro. Tengo fotocopiadas las últimas páginas y cuando estoy de bajón les echo un vistazo. Viva la nada.

PS. Zolaris, dos cuestiones que jamás he llegado a entender (y que incluso Fräuenstadt le planteó a Schopenhauer en vida y cuya respuesta no comprendo): si la voluntad es una fuerza omnipotente, ¿cómo puede el ser humano negarla? ¿Acaso no remite eso a una voluntad mayor, con lo cual la primera dejaría de ser omnipotente? Y si el ser humano es una de las objetivaciones de la voluntad y por tanto él mismo voluntad, ¿cómo puede la voluntad negarse a sí misma?

Los interrogantes están muy bien pero para mí, sólo en la medida que de vez en cuando puedo contestar alguno. Me interesa la filosofía traducible a la carne y el hueso. ¿Qué es el mundo y como debo comportarme en él? La filosofía que no me ayude en eso es secundaria.

Tus preguntas no son fáciles. A lo que yo entiendo del MVR, en efecto la voluntad es omnipotente, pero está desconectada de la representación en cuanto que solo funciona de ida, no de vuelta. No podemos negarla por esa razón. Lo que sí podemos hacer es negar su objetivación porque ahí si que llegamos.

El ser humano no es voluntad para nada. Por lo mismo de antes. Es solo representación. Que sea el "producto" de la voluntad no quiere decir que él mismo sea voluntad. Sólo podemos plantar cara a la voluntad negando la representación. La voluntad nos humilla pero está fuera de nuestro alcance.

Un saludo.
Tres condiciones se requieren para ser feliz: ser imbécil, ser egoísta y gozar de buena salud. Pero si os falta la primera todo está perdido. Flaubert
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Compatibilizar el estudio con la salud mental 03 Dic 2018 10:54 #46539

  • Alma
  • Avatar de Alma
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 425
  • Gracias recibidas 252
Sí, pero precisamente Schopenhauer estaba en contra del suicidio porque con éste se eliminaba únicamente una de las representaciones objetivas de la voluntad (la constituida por la persona del suicida), y no la voluntad misma. Y lo que él propugnaba era negar la voluntad misma. Negar sólo la objetivación era lo que Schopenhauer consideraba insuficiente.
En alguna parte del MVR, se dice que cada fuerza natural es la voluntad misma en un determinado nivel de objetivación, con lo que no acabo de ver que la voluntad esté desconectada de la representación. La voluntad es una pero se manifiesta en múltiples objetivaciones por mor del principio de individuación, así que desconexión no pienso que pueda haber, si algo es la manifestación de algo de una forma u otra participa del algo y se halla conectado con él. Por otro lado, si la voluntad es un todo que engloba a todo lo existente, tampoco veo que el ser humano no sea voluntad. Es una de sus objetivaciones. El mismo no es el todo, pero participa del todo, de esa unidad que ya encontró Schopenhauer en la filosofía de la India. Precisamente es la participación de todos los seres en la voluntad lo que provoca la compasión, única fuente de moral según Schopenhauer, lo que no sería posible si se tratara de objetivaciones separadas. Se puede decir que estas objetivaciones tienen en común beber de una misma fuente que es la voluntad, pero que ellas mismas no son voluntad, como afirmas, pero siendo la voluntad ese todo que engloba a todo lo existente la consecuencia sería que estarían fuera de la voluntad y por tanto del todo y de todo lo que existe.
Última Edición: 03 Dic 2018 10:56 por Alma.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Compatibilizar el estudio con la salud mental 03 Dic 2018 11:27 #46542

  • zolaris
  • Avatar de zolaris
  • DESCONECTADO
  • Socrático
  • Mensajes: 150
  • Gracias recibidas 110
Hola Alma

Yo creo que Schopenhauer está en contra del suicidio porque lo considera una derrota. Si nos suicidamos nos llevamos por delante la representación que es nuestro único campo de juego. Sólo desde la representación podemos actuar, y Schopenhauer quiere actuar. Apela para esa actuación a prácticas austeras budistas y cristianas como lucha contra la representación, no contra la voluntad que está fuera de alcance. Es que es eso en lo que no estamos de acuerdo. Tú piensas que S. quiere negar la voluntad misma y yo pienso que no. Yo creo que lo que quiere es plantarla cara desde la representación.

Sigo pensando que el hecho de que algo sea la manifestación de otra cosa, no hace que lo primero siga conectado con su causa. La causa queda atrás. Ya es inalcanzable. Puede que nos traslade algo de sí pero ya no lo acoge de vuelta.

Cada fuerza es la voluntad misma en un determinado nivel de objetivación, sí, pero creado el objeto ya goza y sufre de autonomía. Si algo machaca el MVR es que la voluntad es irracional, no tiene consciencia de sí misma y sería un error aceptar esa consciencia desde la representación. No así su existencia.

Respecto a la filosofía de la India, S. se refiere al velo de Maya como engaño de los sentidos desde la representación. Somos un todo en la representación, no en la voluntad. De ahí la compasión porque lo individual es mentira. En el MVR se describe una práctica ancestral india, en que a los iniciados a la sabiduría se les colocaba en frente de un objeto, por ejemplo una vasija. La pregunta era ¿qué es eso que tienes delante? Y la respuesta final era "eso eres tú". Todo el mundo es representación, no voluntad.

En cualquier caso estoy muy abierto y te agradezco mucho tu visión.

Un saludo.
Tres condiciones se requieren para ser feliz: ser imbécil, ser egoísta y gozar de buena salud. Pero si os falta la primera todo está perdido. Flaubert
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Compatibilizar el estudio con la salud mental 03 Dic 2018 12:06 #46543

  • zolaris
  • Avatar de zolaris
  • DESCONECTADO
  • Socrático
  • Mensajes: 150
  • Gracias recibidas 110
Alma escribió:
Se puede decir que estas objetivaciones tienen en común beber de una misma fuente que es la voluntad, pero que ellas mismas no son voluntad, como afirmas, pero siendo la voluntad ese todo que engloba a todo lo existente la consecuencia sería que estarían fuera de la voluntad y por tanto del todo y de todo lo que existe.

Me había dejado eso. No, ¿cómo que la voluntad es un todo que engloba todo lo existente? La voluntad no engloba nada. La voluntad produce pero no engloba lo producido. Solo se engloba a sí misma. Representación y voluntad están completamente separadas. Así lo entiendo yo.
Tres condiciones se requieren para ser feliz: ser imbécil, ser egoísta y gozar de buena salud. Pero si os falta la primera todo está perdido. Flaubert
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Compatibilizar el estudio con la salud mental 03 Dic 2018 12:14 #46545

  • Alma
  • Avatar de Alma
  • DESCONECTADO
  • Aristotélico
  • Mensajes: 425
  • Gracias recibidas 252
Yo entiendo que la voluntad es la causa y a la vez el efecto. No existe nada fuera de la voluntad. Se objetiva en los seres individuales pero sigue siendo, y siguen siendo, voluntad.
No sé, la verdad es que siempre lo había entendido así. Unidad en la multiplicidad, multiplicidad que es unidad.
Es que además, en varios pasajes habla de negar la voluntad, no sus objetivaciones: "para quienes hayan dado la vuelta y negado a la voluntad, este mundo nuestro tan real, con todos sus soles y galaxias, no es nada". "Ninguna voluntad: ninguna representación, ningún mundo". Parte de la negación de la voluntad, para negar el mundo y la representación (o mejor dicho, el mundo como representación) hay que negar antes la voluntad.
Última Edición: 03 Dic 2018 12:19 por Alma.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Compatibilizar el estudio con la salud mental 03 Dic 2018 14:42 #46549

  • zolaris
  • Avatar de zolaris
  • DESCONECTADO
  • Socrático
  • Mensajes: 150
  • Gracias recibidas 110
Existe todo fuera de la voluntad. La voluntad es el sustrato de la existencia, aunque ella misma también existe, pero no como realidad. Pre-existe a la realidad en otra manera no conmprensible.

Unidad en la multiplicidad sí, pero en la multiplicidad de la representación.

"Para quienes hayan dado la vuelta y negado la voluntad, este mundo nuestro tan real, con todos sus soles y galaxias, no es nada. Ninguna voluntad, ninguna representación, ningún mundo". Esos son los que vuelven la vista atrás y descubren el velo de Maya, son los enemigos de la voluntad pero sus armas para "negarla" están en la acción en la representación. Negarla es decirla no. No negar su existencia como causa. Y negar los efectos de la causa como no aceptables, y claro, todo se desmorona, ni voluntad ni representación. Es no aceptar el juego de la existencia con base irracional.

Un poco embrollo. Puede que tengas razón. Le voy a dar una vuelta.
Tres condiciones se requieren para ser feliz: ser imbécil, ser egoísta y gozar de buena salud. Pero si os falta la primera todo está perdido. Flaubert
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Compatibilizar el estudio con la salud mental 05 Dic 2018 14:36 #46611

  • Pescaitus
  • Avatar de Pescaitus
  • DESCONECTADO
  • Jonio
  • Mensajes: 29
  • Gracias recibidas 19
Hola Silvanus,

gracias por aportar información acerca de la nueva edición de la Comedia. En mi caso encuentro muy recomendable la edición italiano/castellano de Angel Crespo, tanto por la traducción como por las notas a pie de página.

¿Cuál has leído tu y te parece recomendable?

Un saludo
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Silvanus

Compatibilizar el estudio con la salud mental 05 Dic 2018 15:12 #46612

  • Silvanus
  • Avatar de Silvanus
  • DESCONECTADO
  • Estoico
  • Mensajes: 730
  • Gracias recibidas 653
Hola Pescaitus,

Me interesa mucho la obra de Dante, y es por eso que lo voy a tratar en el TFG a raíz de unas ideas de Nietzsche.

He leído varias ediciones: la de Cátedra (no bilingüe), otra bilingüe y la de Ángel Crespo.

El día que puse esta recomendación me acerqué a Abacus y me lcompré el libro. Lo empecé a leer antes de ayer. Pinta muuuuy bien. Es bilingüe, lo que es una gozada; la traducción (aunque tan solo he leído el primer canto) me parece mejor que la de Cátedra. Además, si bien cojea en que no tiene notas a pie (para eso la de Cátedra), al final del libro han puesto: un “mapa”, por así decirlo, del Infierno, Purgatorio y Empíreo, además de un índice razonado (explicación de personas, personajes, lugares, etc.).

En definitiva, mi opinión es que, a nivel de traducción, es la mejor, la más bella, no tan arcaica como otras que he leído. Posee, al inicio de cada canto, un resumen de lo que va a seguir, lo que viene bien para orientarse. Lo menos bueno: para mí, cojea en la introducción, sobre todo en comparación con la introducción de Cátedra, donde se exponen muchas ideas de la obra y el significado de la obra de Dante.

Así que lo suyo es lo que voy a hacer: la de Micó para sentir la belleza de la obra, para adentrase bien en el viaje de Dante, y la de Cátedra para razonarla e indagar en un grado mayor en las ideas.

El inicio:


E01CC073-B1D2-4EA7-A1F9-EC1D758A0615.jpeg



“Mapa” del Infierno:


8E33A3CC-9B28-4465-B6E3-9C1AEFBE70FF.jpeg
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Pescaitus
Tiempo de carga de la página: 0.194 segundos