Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1

TEMA: Causas Finales Aristóteles.

Causas Finales Aristóteles. 04 Ene 2020 11:06 #52727

  • outsider
  • Avatar de outsider
  • DESCONECTADO
  • Jonio
  • Mensajes: 18
  • Gracias recibidas 10
Uno de los hilos de pensamiento que el filósofo Aristóteles expone en su escrito Metafísica es el referido a Las Causas. Dice que: "siempre existe una naturaleza única o múltiple, según la cual se genera el resto de las cosas", y también que: "dos de las causas que distinguimos en la Física son la Materia y el Origen del Movimiento", y que "la llamada Causa Material es la única".
Distingue así cuatro tipos de Causas: Causa Material, es decir aquello de lo que algo está hecho; Causa Formal, que es el modelo o esencia que determina lo que la cosa es; Causa Eficiente que es la fuerza o agente productor del efecto y Causa Final que es aquello para lo cual algo es o se produce.
También dice el filósofo griego que "lo que es cognoscible en grado sumo son los principios y las causas", y también que "no puede conocerse la verdad, si no se conoce la causa", y termina, "lo primero según entelequia es causa de todas las cosas".
En cuanto a retórica y enseñanza de las causas dice que "la ciencia que estudia las causas es mejor para la enseñanza". Y dice "el término anterior es siempre la causa de los posteriores, si tuviéramos que elegir entre tres términos alguno que fuera la causa, diríamos que es el primero, pues sin duda no es el último porque el término final no puede ser causa de nada", de manera que "si no hay primer término no existe causa alguna", y termina "la causa final es un fin...en el caso que existiese un último término de este tipo, el proceso no será infinito y si no existe pues no será causa final".
Llega así, el filósofo, a una conclusión: "la causa final es de seguro el Bien por excelencia y el fin de todo lo demás. Nada cambia que este fin sea el Bien en sí o el Bien aparente".
El primer comentario a esta doctrina de Aristóteles sobre las causas tendría que hacer referencia a la cuestión de si sería posible utilizar el término "causa" para referirnos al estado del final de las cosas, la naturaleza y el universo.
El significado de la palabra "causa" siempre es referido al pretérito, de algo que pasara que algo originó. Según esto el uso predicho para "causa" en los terminales de las cosas y los procesos sería imposible, ya lo explicitó el filósofo. Además el término "causa" tiene una connotación de relación que dice que a una causa siempre le sigue un efecto y si lo que se pretende aquí es afirmar alguna clase de finales para todo, eso también sería imposible ya que aunque la causa existiese el efecto sería imposible.
Hay un lugar en el pensamiento en el que quizás el uso de "causa" sí podría ser posible para nuestras intenciones, que no es otro que cuando en los orígenes y el nacimiento de las palabras y los conceptos se relaciona Causa con dos contrarios: Potencia y Acto. La imbricación de estos contrarios nunca fuera algo muy dilucidado por la norma filosófica, es decir, sobre cuál de ellos sería antes o después del otro. En ese sentido, a simple vista, la gente pensaría que "potencia" tendría que ser y suceder antes que "acto" si ambas cosas no estuviesen separadas y formasen parte de algún proceso y en el sentido del dicho que asegura que la Potencia es anterior temporal y ontológicamente al Acto. Pero los filósofos y Aristóteles no se expresan de esa manera y mejor son proclives a que "acto" fuese anterior a "potencia" y pasar después al mundo científico de materias y energías. Sería entonces el uso de esa relación Acto-Potencia, imbricados en una relación causal lo que podría dejar paso a la comprensión de unos finales y términos resolutivos para todo lo que existe.
El segundo e importante comentario tendría que hablar de las singulares acepciones desplegadas en la filosofía de Aristóteles alrededor de la Causa Final, es decir ¿a qué se refiere esto? La cosa parece quedar muy clara y lo suficientemente explicada en el escrito Metafísica, las Causas Finales tienen un sentido relacionado con el normal funcionamiento de las cosas, la naturaleza y el universo, que siempre parecen manifestarse en una dirección determinada, es decir, a mejor, hacia el Bien y éste constituido como causa final para todas las cosas.
Por otra parte, en sucesivos lugares de ese escrito "Metafísica", Aristóteles y los otros filósofos mencionados por él, hablan sin tapujos y de forma manifiesta de ciertas maneras en los procesos naturales de "generación y destrucción", de principio y de término, de "génesis y corrupción" en los que se supone implícita la idea de final, término resolutivo y de destrucción de las cosas y los procesos.
Pero da la sensación de que Causa Final en Aristóteles no es referido a eso, sino a otra cosa, a un final de aspecto teleológico, según la norma filosófica, final de procesos que tiene que ver con un término feliz de los mismos o a alguna característica de su resolución.
Sería necesario, entonces, cambiar la aplicación filosófica y el significado genuino de Causa Final, recuperar unos más antiguos significados que esa causa pudiera haber tenido, lavarla y centrifugarla de fines ideales y situarla al lado y en relación de esa "generación o destrucción" y principio y término para las cosas, la naturaleza y el universo.
Se busca encontrar así, las causas que producirán el final de todo, el término y corte de cualquier fenómeno o proceso, de cualquier elemento o materia, de cualquier cosa que exista y que se mueva. Causa aquí es impelida hacia el futuro y como participante de lo que suceda entonces, y si eso no fuera posible, inventar un término -curioso- o una palabra que sustituya a causa y que de cumplida realización a nuestro propósitos.
Y un tercer y crucial comentario sería referido a elaborar una opinión sobre el posible carácter de Abducción-Separación para esa manera de concebir las Causas Finales en Aristóteles y la manera de hacer las cosas del pensamiento en algunos filósofos de la antigua Grecia.
Según esta posibilidad de Abducción-Separación se traen unas citas de la Metafísica. Dice Aristóteles que: "desde luego nadie emprende acción alguna si no es con la intención de llegar a su término. Tampoco existiría inteligencia alguna en los seres, ya que el hombre, al menos la persona inteligente, actúa siempre en vistas a alguna cosa, y esta cosa es un límite, pues el fin es un límite"
Habría que preguntarse ¿por qué la ciencia de sabiduría y el pensamiento en sí no sigue sus razonamientos desde la primera premisa: "lleguen a término", acabar, resolucionar sus finales, y no como sucede desde entonces con la segunda: "actúa siempre con vistas a alguna cosa", es decir, según sus intereses mezquinos?
Además es como si algo nos estuviese avisando de los límites del propio pensamiento, en este caso de primer pensamiento en Grecia. Cualquier causa, entonces, para las cosas parece razonable según la ciencia, pero la última tiene que ser buena. Es justo como si no supiesen pensar las cosas de otra manera.
Recurso de abducción-separación en Aristóteles, pues si bien las tres primeras premisas de su doctrina, Substancia, Materia y Origen del Movimiento, guardan relación con fenómenos físicos, según cómo se entendía la física entonces, la cuarte premisa para causa final, el Bien, no parece guardar ninguna clase de relación con los fenómenos naturales y se trata de un recurso poético.
Ahora unos ejemplos de fines y términos de las cosas, la naturaleza y el universo: la vida total del Universo de las Galaxias, que es el que ahora contemplamos, tendría cerca de 14.000 millones de años y su vida aproximada que le queda sería alrededor de los 100.000 a 150.000 millones de años. Uno de los axiomas más importantes de la física actual es que las partículas desaparecen, las indivisibles (física antigua) y las divisibles) (física moderna), los átomos pueden desaparecer, descomponerse y volatilizarse en la nada.
Lucrecio en su escrito De Rerum Natura dice: "Por tanto, el cielo, el sol, la tierra y los mares no tienen cerradas las puertas de la muerte, sino franqueadas de par en par. Y si el mundo está sujeto a muerte no ha podido existir sin tener comienzo; alguna vez debió salir de la indeterminación durable de los tiempos".
Un hecho es cierto y absolutamente irrefutable, las cosas terminan, se desintegran y desaparecen en el espacio, no sólo hacia su interior, sino hacia su exterior. Así mismo la naturaleza se degrada, es consumida por sí misma y por los seres vivos que la integran.
Será, entonces, ahora, cuando, en el juego profundo instaurado en el medio natural y cósmico va a suceder la resolución genuina de la dialéctica instaurada entre las cosas, los elementos y el alrededor que les envuelve, llámese espacio, vacío, o cualquier cosa que pueda ser eso. En los últimos tiempos Los elementos y las cosas seguirán su proceso de desintegración de estructuras e irán devolviendo cada una de sus pertenencias al medio que las rodea en una especie de movimiento acto-potencia que interactúe de manera decisiva con la acción del espacio y el vacío o lo que eso sea, que recuperará así lo que les había prestado en el principio de los tiempos.
¿Las cosas, la naturaleza y el universo, se dirigen hacia el Bien o se dirigen hacia su término y final y esto entendido como alguna clase de bien o descanso?
Según Aristóteles hay algo común en los fines finales. Y hay otra máxima que dice que: el fin como causa es el término de una acción"
Deberán ser, entonces, alguna clase de principios fundamentales o Causas, la búsqueda de los mismos, quienes diluciden esos finales, deberán existir entonces,una clase de "causas finales resolutivas", que sirvan en la explicación y análisis de esos finales.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
  • Página:
  • 1
Tiempo de carga de la página: 0.182 segundos